sábado, 26 de noviembre de 2016

Tiendas (I)...

Un amigo músico me la recomendó. Quería comprarle a mi hijo una batería eléctrica, para que pudiera desarrollar libremente sus inquietudes artístico-musicales dando rienda suelta a su inspiración poética, pero que a mí no me explotara la cabeza y acabara tirándome por el balcón a mí misma desde la azotea entre terribles sufrimientos.
Me mandó el link de Thomann, una tienda alemana.
Les pedí por internet la batería que me recomendó, accesorios y auriculares de baterista.
La página web es alucinante, está todo muy brillante. Y en español.

Como para tocar la batería hay 360 tipos de baquetas, 465 tipos de banquetas y 2.769 tipos de platillos... yo no sabía cuál de esas 3.605 referencias eran compatibles con mi batería. Quizá una guitarra hubiese sido más fácil.
Les escribo pidiéndoles que me confirmen que todos los chismes que he pedido, le sirven a mí batería, no vayan luego a no entrar.

Al minuto recibo su contestación, en perfecto español, con una redacción amable a la vez que exquisita y profesional, confirmándome "No se preocupe, todos los accesorios elegidos son perfectamente compatibles con la batería adquirida".

Pues al día y medio estaba aquí la batería. Flipante. Qué rapidez. Desde Alemania.

Abro la caja y empiezo a sacar piezas.
Y más piezas. Y más.
Y el niño viendo la tele. No sé pa qué me meto en ná.

1 Hora y 37 consultas a Google después, la batería está montada.
Y el niño viendo la tele.

Y luego dicen que montar los muebles de Ikea es difícil. A mí ya me han convalidao 5* de aeronáutica espacial después de montar la batería. Bueno, y la litera de Carrefour.
Me río yo de Ikea.

La de cables y clavijas que trae esto, copón. Siempre me arrepiento tarde de todo.
Cuando por fin encendemos la batería y conectamos los auriculares, se escuchaba muuuy bajo, vayapordios. Así que les escribí un mail y me contestaron a los 2 minutos, diciendo que me enviaban otros sin cargo para que probara si era problema de los auriculares o de la batería. DESDE ALEMANIA! Me quedo muerta...

Pues si, me llegan, los pruebo y resulta que ahora, ¡los otros se oían perfectamente!
Flipo y les escribo otra vez diciendo que me muero de vergüenza, pero que ahora los otros suenan bien, y que me digan cómo se los devuelvo y que por supuesto yo pagaba los portes.
Qué fatiga máxima.

Me contestan (a los dos minutos) diciendo: "No se preocupe, puede quedarse con los dos. Muchas gracias por ser nuestro cliente y estamos a su disposición para lo que necesite".

TO-MA-YA.
TÓMAYA!
(Ahora que me fijo, qué palabra tan rara... Tomayá.
¿Cuál será su origen etimológico?)

A ver... españoles. Si, vosotros. ¿Alguna vez, en toda vuestra azarosa vida, habéis vivido una experiencia semejante? Yo no. Es la primera vez. Y dudo hasta de que sea verdad y no haya sido un sueño... 

Os lo estoy contando y aún no me lo creo.

Yo estoy acostumbrada a llamar a Movistar 70 veces para darme de baja, que me atienda alguien desde Bolivia, y acabar llorando y tomando ansiolíticos. O ir a Carrefour porque me han cobrado de más (como siempre) y salir cabreá, cansá e igual que he entrado. O llamar 45 veces a Endesa y acabar en el psicólogo con episodios crónicos de ansiedad.
No sé, para mí esto de que te traten como a un cliente y no como a un apestado que molesta, es nuevo. Tienen gente de todas las nacionalidades para que te atiendan en tu idioma. Puff...

¿De verdad puede existir una empresa en la que te agradezcan que seas su cliente? Si? En vez de que te engañen, te roben, ¿y tengas que darles tú encima las gracias?...
Yo, si no es porque me pasa, no me lo creo. ¡Otra forma de tener una empresa es posible! Si! Y encima de buen rollo!

Si es que, los alemanes son alemanes por algo...
Y Spain, is different...


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Si os ha gustado, compartid! Y si no, pues no ;)
Sígueme en FaceBook:

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Más cosas arriba a la derecha ;) ---->

viernes, 11 de noviembre de 2016

Ni Seguridad, ni Social...

#IncidenciaFusion
Cuatro meses tosiendo sin parar, con falta de aire, los ojos ensangrentados y el consiguiente mareo y paliza corporal.  Voy 8 veces ¡¡8!! al modernísimo Centro de Salud de mi pueblo, cada vez me atiende un doctor distinto al mío, al que le tengo que contar toda mi vida clínica de principio a fin en 2 minutos, porque el ordenador no funciona. Cada uno, con toda su buena voluntad, me pone un tratamiento diferente, y ninguno me hace absolutamente nada. Cuando les sugiero que quizá, sería conveniente hacerme alguna prueba, bajan la mirada al suelo y cambian de tema. El último que me ve, me dice que ya no sabe qué mandarme, porque ya he tomado antibióticos, antihistamínicos, corticoides, antitusivos, expectorantes, dextrometorfano, codeína, etc, etc, y que ya sólo puede mandarme vitamina A y miel de flores :O


Pido por favor a este último (el 8º que me ve) que me pida alguna prueba porque no aguanto más los 40 ataques de tos salvaje al día. El doctor se apiada de mí, y arriesgando su puesto de trabajo me manda a hacer una radiografía de Tórax, para un mes después... ( Ya llevo 5 meses y medio tosiendo, total, uno más, no importa, verdad?).

Desesperada, me voy a urgencias del pueblo de al lado a ver si me hacen la placa. Allí no hay ni dios. El equipadísimo Centro de Salud vacío por completo un viernes por la tarde, pero abierto.

Al fin aparece alguien vestido de 061, que sin muchas ganas de más problemas (habría que ver las horas que llevaba de guardia) me pregunta qué quiero, le digo que me mandan de mi centro de salud a que me hagan una radiografía porque tengo mucha tos y me dice que para eso no se va a Urgencias. Y además, que allí por la tarde no hay nadie de rayos.
Ni de rayos ni de nada, allí no había ni el gato.
Yo quiero llorar, porque llevo muchos meses sin vida, sin poder reír, sin poder subir escaleras, sin poder irme a andar, sin poder hacer ningún esfuerzo, y me niego a aceptar que voy a estar así el resto de mi vida, pero intento explicarle a la señora que no puedo más, que necesito que alguien me haga caso.

En ese momento, con los nervios, me da la tos, y a ella se le cambia la cara y la actitud. Me invita a entrar en la consulta, me pone el fonendo y me hace preguntas. Ahora quiero llorar pero de alegría, porque es la primera vez en 6 meses que alguien parece interesarse por mi tos. Le cuento todo el peregrinaje que llevo, pero ella no levanta la mirada del ordenador. Después de enumerarle la farmacia completa y el herbolario que me había metido para el cuerpo en los últimos seis meses sin éxito alguno, me dice que como ya me lo he tomado todo, no sabe qué recetarme, y me manda a comprar caramelos para la tos . . . 
Salgo de allí tosiendo y con la misma sensación de abandono de las otras 8 veces anteriores en las que acudí al centro de salud con la ilusión de que mi tos aflojara, sin éxito ninguna de ellas.

Al día siguiente en casa, me tiro 3 largos minutos tosiendo sin parar, sin que me entrara aire en los pulmones. Nunca había pasado por algo tan desesperantemente desagradable. Mi hijo llorando de verme, pensaba que me moría ya. Y es que crees que mueres, porque te asfixias y los ojos parecen salirse. Tenía mucho miedo, porque no soy médico, pero aquello podía ser desde una alergia o una neumonía hasta un cáncer de pulmón, y nadie me hacía ni caso.
Veo que no puedo seguir así y me voy a Urgencias del PTS.
Con dos cojones y mucha moral, le digo a mi familia que no me esperen despiertos...

Llego a la 1 de medio día. Aquello estaba a reventar. Hago la cola de Admisión. Demasiado paciente para tan poco personal. Me siento a esperar que me llamen. A la hora justa me llaman a Clasificación. Demasiado paciente para tan pocos médicos. Vuelvo a repetir por décima vez todo lo que llevo pasado y tomado. Como es una tos, no tengo preferencia, así que paso a la segunda sala de espera a esperar que me llamen. Son las dos de la tarde y aquello está hasta los topes. Hay gente de todas las edades. En tu infinito aburrimiento los observas a todos intentado adivinar por qué están allí, y rezando porque lo suyo sea menos grave que lo tuyo.
Pasa otra hora, y otra, y otra, y otra. Por megafonía suenan nombres que no se entienden pero que nunca es el tuyo, y encima, cuando cuelgan, te dejan un rato con el pitido ensordecedor de un teléfono mal colgado, o de una megafonía mal instalada. Aquello era lo más parecido a una tortura china. Veía a la gente con cara de dolor por todas partes.

La señora mayor de al lado está en una silla de ruedas, temblando y balbuceando sus dolores. Escucho a su hijo indignado decirle a alguien por teléfono que llevan allí desde las 10 de la mañana, y que son las 6 de la tarde y aún no la han llamado. Esa señora debía tener 85 años, estaba delgada y débil. Llevaba 8 horas esperando que la llamaran.
Yo sólo tenía una tos...

Ante semejante panorama, cansada y muerta de hambre, a las 6 de la tarde decidí irme a casa. Aquello no parecía tener fin, y tampoco confiaba mucho en salir de allí con una solución.
5 horas de parking en el PTS: 10€. 1.660 pts. Anda, qué curioso, tienen las mismas siglas el nombre del hospital y la pesetas. Qué robo.

Me voy a casa desesperada, con los ojos llenos de lágrimas de tanto toser y de pena, sin saber ya qué hacer ni dónde ir. Desamparo absoluto.
Ya llevo 6 meses sin parar de toser, y nadie me ha preguntado si fumo.

De pronto se me enciende la bombilla. El lunes iré a un médico privado y ya está, porque no puedo seguir así. Tengo los ojos siempre rojos del esfuerzo constante, me duele el pecho del esfuerzo y después de cada ataque de tos acabo como si me hubieran dado literalmente una paliza una panda de matones a sueldo.

Pido cita en una clínica privada con la idea de que me puedan hacer allí mismo las pruebas necesarias. Me la dan para esa misma tarde con el neumólogo. Voy y me manda al alergólogo a que me haga una espirometría, y a rayos a por una radiografía de tórax. Si, esa que no me pudieron pedir antes en el Centro de Salud ni hacerme en urgencias del pueblo de al lado, porque por la tarde no hay nadie de rayos. Y los gatos aún no saben manejar esas máquinas.
En dos horas me habían visto dos especialistas sin prisas y me habían hecho dos pruebas sin tener que esperar meses ni salir de la clinica. 320€ y a la farmacia a por el aerosol que me prescriben, que cuesta 60€. 380€ en total, y a esperar a la semana que viene que me pudiera ver otra vez la neumóloga, y ver si el aerosol me había hecho efecto. Jamás en mi vida desee tanto que algo funcionara. Ni siquiera cuando me casé.

A los tres días parecía que tosía menos. Al menos no las 30 veces que tosía antes del milagroso aerosol de 60€.
Vuelvo a la neumóloga contenta y feliz, porque ya solo tengo 20 ataques de tos al día.
Ella se alegra, y son otros 120€.
500€ me ha costado poder respirar un poco y con cuidado para no toser. Porque lo de respirar hondo, bostezar, estornudar o reírme, parecía haber pasado a la historia. 

Pregunto yo: ¿No hubiera sido más barato para la Administración y para mi, que la primera vez que acudí al médico, me hubiera prestado la atención necesaria y me hubiese pedido la radiografía?. Se hubieran ahorrado 8 visitas mías (con la consiguiente reducción de colas para los demás usuarios), los 35 medicamentos recetados para nada, y yo esos 500€ que aún me duelen.
Es simplemente hacer las cosas bien, y no tratarnos como a ganado.
(Insisto: la culpa de este despropósito no la tiene el personal sanitario, sino quien lo mal-dirige).

Pido cita (otra vez) en mi Centro de Salud por gusto, para contarle a alguno de los 8 que me habían visto, que por fin había encontrado la solución a mi tos, previo pago, eso sí.
No era definitiva, pero por fin algo de aire entraba en mis pulmones. 
Unas se gastan el dinero en ponerse tetas, yo en poder respirar.

La doctora pareció avergonzarse de lo que le conté. Me había gastado 500€ que no me sobraban en ir a un sitio donde alguien me hiciera caso.
Tenía entendido que la Seguridad Social no receta medicamentos prescritos por médicos privados. Pues me recetó dos envases de los de 60€ la pieza. Sin decirle yo nada. Creo que si, que estaba avergonzada.
Aunque para mi, lo verdaderamente vergonzante, es tener a esos médicos explotados, atendiendo a un paciente cada 6 minutos, que mientras entran y se sientan ya han pasado tres. Es imposible que nos puedan atender en condiciones, por mucho que quieran. Mi respeto hacia ellos.
Después de 7 meses y mucho corticoide de última generación en mi cuerpo, ya empiezo a poder estornudar sin que inmediatamente me de un ataque de tos, y si me da, no es tan destructor. Gracias a la médico privada ya sólo toso dos o tres veces al día.
Ah! Ella si me preguntó si fumaba...Tenía tiempo para preguntar.

La Seguridad Social "modelo" que teníamos en España, lo único de lo que podíamos alardear en el extranjero además del sol y la paella, se ha convertido en una enorme sala de teatro donde los de abajo curran a destajo sin saber qué está pasando, los usuarios entramos y salimos sin ver solucionados nuestros dolores, y los de arriba se ríen a carcajadas y se están forrando a costa de destrozarla delante de nuestros ojos. Mientras, millones de profesionales tienen que trabajar precariamente y acatar unas normas y decisiones ABSURDAS.

Porque esos profesionales de la sanidad merecen un respeto.
Porque los pacientes merecemos una mínima atención.
Porque las limpiadoras, las cocineras, las auxiliares, los celadores, los cirujanos, los enfermeros, los médicos y los adjuntos, los de practicas y los veteranos, merecen tener medios para hacer bien su trabajo.
La gente mayor, los niños, las mujeres embarazadas, los enfermos de cáncer, los que se han roto una pierna, los que tienen diabetes o los que no podemos respirar, merecemos un respeto y una atención digna. Hemos llegado a niveles de tercer mundo. Y no, no es una frase hecha.
Porque hay cosas que se deben hacer bien. No están tratando con jamones o con piezas de motores. El juego es con personas, y las personas pueden morir si no se las atiende a tiempo y con profesionalidad. Y de nada sirve tener profesionales preparados si no hay tiritas.

A esos señores de ahí arriba, a los que la PUTA política puso en unos sillones demasiado valiosos para sus culos y demasiado inteligentes para sus cerebros... A esos que pudiendo arañar más euros para sus bolsillos, les importa una mierda que alguien pueda perder a su padre, a su hijo o a su marido.

Señores de arriba, ¿POR QUÉ?

No es difícil hacer cuentas, y adivinar que el no tratar en condiciones a la población, deriva en una población enferma, y eso a la larga, le sale más caro a la Administración. O quizá si nos morimos como chinches por tonterías que tienen fácil arreglo, a los señores de arriba le dan un plus de productividad.

No se puede hacer un hospital de 250 millones de euros y que a los dos días esté como si tuviera 40 años.
No se pueden comprar máquinas que no llegan a funcionar.
No se puede exprimir a un trabajador echándole encima la tarea de 3 por la mitad de un sueldo.
No se puede dejar que la gente se muera. No es ético.

No se puede, desde un puesto político, decidir sobre cuestiones de las que no se entiende.
NO SE PUEDE, señores de arriba, no.
Pasen por el grupo de facebook creado por un médico harto de ver barbaridades https://www.facebook.com/groups/Granada16O/ y lean algunos de los casos que cuenta la gente de a pié, los que trabajan duro para pagar los impuestos que pagan sus sueldazos. Sé que les importa poco, pero si algo así les pasara a ustedes, a sus esposas o hijos, seguro que la cosa cambiaba. Esto es vergonzoso, inhumano y de asesinos a sueldo.
Un sueldo que repito, les pagamos nosotros.

Estamos HARTOS de ver sus caretos sonrientes en las fotos. No entendemos de qué se están riendo, porque nuestra calidad de vida está en juego, y a nosotros no nos hace NINGUNA gracia.
Y no, no vamos a seguir aguantando sus abusos. De esta van ustedes, con suerte, a la calle (aunque su sitio sería la cárcel). Bueno tranquilos, quien dice la calle, dice a cualquier puesto en cualquier otra Consejería o Empresa de energía, como es costumbre que pase con los políticos que demuestran no servir para el puesto en que se les ha puesto. Generalmente a dedo.

No vamos a rendirnos, no vamos a parar hasta que esto vuelva a ser lo que era. Queremos #2hospitalescompletos, queremos que dejen trabajar a los profesionales y les doten de los medios necesarios,  queremos que los responsables de este desastre sean apartados de puestos de responsabilidad, ya que queda demostrado que ni para calentar su sillón sirven.
Y no, no es negociable.
Por mucho que mareen la perdiz y muevan fichas falsas, no vamos a ceder ni un àpice.

Y para acabar, voy a volver a nombrar a quien nos ha hecho despertar de este letargo letal. Jesús Candel, Spiriman para los amigos. Admiro tu fuerza, tu empeño, tu valentía y tu valor. Si los de ahí arriba tuvieran la mitad de vergüenza que tú, ya estarían desfilando por la puerta. Pero tranquilo, que antes o después, cada uno acabará donde merece, porque la gente no es tonta, y los miles y miles de personas que estamos contigo, lo vamos a estar hasta el final.
Señores de arriba: El pueblo os ha puesto ahí, y ese mismo pueblo os va a sacar de donde nunca debisteis estar, porque no tenéis capacidad y porque no todo en la vida es el dinero.
Y la manta empieza a moverse...
La SALUD es lo primero. PUNTO.




- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Sígueme en Facebook:

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Más cosas arriba a la derecha ;) ---->

domingo, 6 de noviembre de 2016

Spiriman, el nuevo Mesías...

Salir a la calle y manifestarse no es de rojos. Reclamar lo que uno ve injusto, no es de antisistemas. Protestar por los abusos a los que nos somete constantemente la administración, no es de inconformistas. Irse a un privado porque en la seguridad social no te hacen caso, no es de ricos.

Estamos sumidos en una situación de aguante eterno, de arrodillamiento constante ante lo que los políticos de turno deciden hacer. Esos a los que nosotros hemos puesto ahí, y que inexplicablemente, no nos suelen representar, ni sorprendentemente, están con el pueblo cuando éste reclama algo en masa. Vamos, que tenemos lo que merecemos.



Nos acostamos pronto y nos levantamos temprano, trabajamos todos los días, llevamos a los niños al cole, hacemos la compra, vemos la tele, pagamos todos y cada uno de los impuestos que nos piden, callados, como borregos, estemos de acuerdo o no. Podamos o no. Sean justos o no.

Te compras una casa con el esfuerzo de tu trabajo durante 40 años, pero la administración considera que anualmente también debes pagar un impuesto por tener casa. Y otro por tener coche. Y otro por quedarte con la casa de tus padres cuando mueren, y otro por heredar (este es el impuesto estrella en Andalucía, el resto de España puede heredar sin tener que pedir un crédito para pagarlo) y varios impuestos más para poder trabajar...
No debe quedar mucho para que impongan el impuesto para poder respirar. ¿Y nos asustamos del impuesto revolucionario del País Vasco?... En Andalucía también lo tenemos, pero vestido de faralaes...



Y nosotros pagamos. Religiosamente. Sin protestar y sin que veamos reflejado en nuestro bienestar social todo ese dinero que ganamos trabajando y tenemos que soltar para que los políticos tengan coches oficiales, veraneos de multimillonario, o pagas vitalicias aun no habiendo hecho bien su trabajo.

Es asqueroso. Y nosotros lo acatamos sin rechistar. ¿Que nos ponemos enfermos y tenemos que pasar dos noches apilados en sillas en los pasillos de urgencias? No pasa nada, no decimos ni mú más allá de increpar a las enfermeras (que son otras víctimas más) y de nuestro corrillo más cercano. No tenemos valor para decir bien alto que no estamos conformes con la mierda de sistema sanitario en el que los politiuchos están convirtiendo la Seguridad Social.
Ellos se pasan su jornada laboral sonriendo de foto en foto, y con eso les basta para cobrar sus sueldos millonarios.



Pero por fin, milagrosamente en Granada ha surgido un joven médico, que harto de ver de cerca cómo mangonean la sanidad, viviendo en primera persona las deficiencias y precariedades contra las que tienen que luchar día a día los trabajadores sanitarios, y después de que en una ciudad como Granada nos hayan hecho un hospital nuevo e incompleto, que anula a los otros 2 completos que teníamos, ha explotado.
Y con razón.

No es ningún loco, pero quizá si sea el que más cojones tiene, ya que hasta ha recibido visitas de hombretones con cierto aire amenazador, y ha seguido a lo suyo, denunciándolo en las redes y sin achantarse.


Con su gorra de Spiribol (su Fundación para ayudar a los niños desfavorecidos) y sus gafas (ahí donde lo veis, es tímido), grabó un vídeo con sus hijos a modo casero denunciando las barbaridades que veía en el hospital, y luego otros explicándonos lo que los políticos estaban haciendo a nuestras espaldas, protestando por la situación. Y sin saber cómo, a día de hoy y con el único arma de un megáfono, Facebook y su grito de guerra "Yeahh", es capaz de convocar a 80.000 personas un soleado domingo por la mañana, y a 35.000 un lluvioso sábado por la tarde.
Y eso ni es fácil, ni pasa porque la gente no tenga otra cosa mejor que hacer. 


Por primera vez en la historia, los granadinos (siiiii, ahí se incluye a las granadinas...), nos hemos unido y hemos salido a la calle a gritar que queremos #DOS HOSPITALES COMPLETOS, que no queremos ir a urgencias y que después de hacer una cola y esperar 5 horas, nos digan que ahí no tratan lo que tenemos, que nos vayamos a otro hospital a 10 km, a hacer otra cola de otras 5 horas. Eso es de tercer mundo. Y bueno, quizá es que Andalucía sea del tercer mundo, y como dicen por ahí, el norte de África... Y que el slogan de nuestra comunidad autónoma sea "Andalucía Imparable", no es menos que curioso... Porque seguimos siendo la tierra de la copla y de la feria de Sevilla. Lo demás no existe.



Spiriman, Jesús Candel, un tío joven, simpático, casado con otra médico y con 4 hijos, que estudió con vocación una de las carreras más difíciles y menos recompensadas (porque todos nos metemos siempre con los médicos), una buena persona, se ha lanzado (sin ninguna necesidad ni interés político) a abanderar un movimiento en contra del abuso al que la Junta de Andalucía (dirigida desde hace casi 40 años por un partido que se hace llamar "Obrero y Español", y que cualquiera diría que es la extrema derecha por aquello del cobro de impuestos a discrección) nos quiere hacer tragar. No va contra el PSOE, va contra los ineptos que dirigen los hospitales y hacen lo contrario de lo que deben hacer, y si son del PSOE, pues mira, son del PSOE, qué le vamos a hacer. Si estuviese gobernando el PP, esto estaría pasando exactamente igual, porque se trata de la sanidad, no de ideología política.

Él no imaginaba que sus vídeos caseros iban a generar tremenda repercusión social. El domingo 16 de Octubre, unas 80 mil personas (en una ciudad de 240 mil) nos lanzamos a la calle con él, gritando que queremos DOS HOSPITALES COM-PLE-TOS, y no este churro que han hecho los señores políticos, pienso yo (que soy muy mal pensada) que con algún interés particular y no general.

Para quien no sea de Granada y no sepa muy bien de qué va el tema, se lo resumo rápidamente. Antes teníamos 3 hospitales completos, en los que si entrabas con una dolencia y tenías alguna complicación, se te podía tratar todo en un mismo hospital. Ahora, con el invento este del hospital nuevo de 250 millones de euros (con las papeleras del "Todo a 1€" y las puertas más estrechas que las sillas de ruedas) si entras con un problema y te tienen que hacer una determinada prueba, ¡¡allí no la hacen!! No, te tienen que desplazar a otro hospital a 10 km.

Y si tu hijo llega con la nariz rota y necesitas llevarlo a urgencias, antes debes leerte un libro que han editado pero que poca gente ha tenido la suerte de ver, donde explica dónde ir según lo que tengas. Los taxistas son los únicos que saben dónde hay que ir según sea donde te duele. Vamos, un desastre en toda regla. Eso sí, el edificio una maravilla, por fuera... Porque por dentro, un desastre. Consultas minúsculas y salas de espera gigantescas; Espacios muertos por todos lados; Mostradores de información sin nadie para informar; Escapes de agua; Máquinas de diagnóstico que no funcionan...
Y es que, recortar en medios y en personal no es la solución, sino el gran problema.




En esta sociedad falsa e hipócrita, es raro que alguien alce la voz en pro de un problema que afecte a los demás. Nadie se moja por nadie, y menos en "empresas" donde trabaja tantísima gente. Pero Spiriman lo ha hecho. Jesús se tenía que llamar. Y está revolucionando las redes y a la sociedad granadina. Tanto en la primera manifestación de 80 mil personas como en la concentración de 35 mil, había desde personas mayores, gente en silla de ruedas, familias completas con los niños a cuestas, pijos y hippies, hasta gente de todas las clases sociales y profesionales. Y lo que es más importante: gente de todos los partidos políticos (excepto el no-electo Sr. alcalde de Granada, que debía estar descansando después de asistir por la mañana al partido de fútbol, que eso sí que es importante para la ciudad). Porque la sanidad no es un tema que afecte más a los del PP que a los del PSOE o Podemos. Nos afecta a todos por igual, por suerte o por desgracia.



Todos nos ponemos enfermos y todos necesitamos y merecemos una atención digna y profesional, porque todos pagamos los impuestos para que así sea. Y todos los profesionales que trabajan día a día en los hospitales (desde el primer médico hasta la última limpiadora), merecen tener a su alcance los medios necesarios para poder realizar bien su trabajo. Lo que no es normal es que las enfermeras se tengan que poner a cortar esparadrapo en tiras para poder fijar una vía, porque no hay apósitos, o se tengan que llevar el termómetro de su casa porque en el hospital de 250 millones de euros no hay. O que te tengan que poner una botella de suero que han rescatado de otro paciente al que ya se la han quitado porque en el almacén no hay. O que haya una limpiadora haciendo el trabajo de cuatro. Esto además de no ser normal, es ilegal.



Es UNA VERGÜENZA. Pero es una vergüenza porque los señores gestores de todo esto, no tienen ni puta idea del tema, y con llenarse los bolsillos y pasearse por los hospitales con aires de faraones, trajes de marca y pelo engominado, se creen que es suficiente.

Los hospitales deberían estar dirigidos por médicos reconocidos, no por políticos sin mérito alguno en el campo de la sanidad. Ellos no saben lo que es mejor, ni lo que hace falta, ni lo que se puede mejorar, ni cómo.
Ni lo saben ni parece importarles.

Spiriman ha hecho que la gente despierte del letargo, que abramos los ojos y nos demos cuenta de que no podemos seguir aguantando lo que nos echen. Que sobran muchos personajes a dedo en puestos de responsabilidad, y sobran TODOS los que están ahí por pertenecer a un partido u otro. Como he leído por ahí, para ser basurero hay que saber hasta inglés (ya me dirán ustedes con qué fin), y para ser presidenta de la Junta de Andalucía, basta con estar apuntada a un partido y haber tardado 10 años en hacer la carrera de Derecho. Sin más méritos ni más demostraciones de tener capacidad para el puesto. Y así nos va...



Esto ya no hay quien lo pare. Spiriman pasará a la historia de Andalucía (y de España) por ser el primer profesional que se planta y dice bien alto lo que no funciona. Y tanto sus compañeros como los granadinos en general le estaremos eternamente agradecidos, porque estoy segura que, de esto, conseguimos que este desastre se pare, y que algunos de los que viven del cuento, tengan que dimitir o sean cesados.
La etiqueta #2hospitalescompletos ha sido Trending Topic nº1 en España, y 6º en el mundo!
Casi ná!






En Huelva y Málaga ocurre lo mismo, y ya se están animando a protestar. Que cunda el ejemplo en otros campos como en el de Educación, que estamos criando fracasados con tantos planes de educación sin sentido. Y en Justicia, que los que la hagan la paguen de verdad.
Hay mucho por lo que luchar, pero sentados en casa, no lo vamos a conseguir, y no podremos quejarnos de lo que merecemos.

 


Y aunque a los medios de comunicación les esté costando mostrar lo que está pasando en Granada (por aquello de no ser "políticamente" correcto), y dediquen a la noticia la milésima parte de lo que le dedican al fútbol, acabarán por no tener más remedio que abrir los noticiarios con la cara de Spiriman, porque gracias a él, Granada volverá a tener


#2 HOSPITALES COMPLETOS
#YEEAHHHHH

Facebook

Youtube:

Twitter:

Agradecimiento a los autores de las fotos, de los que no he podido averiguar el nombre.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Sígueme en Facebook:
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Más cosas arriba a la derecha ;) ---->

viernes, 4 de noviembre de 2016

¿Qué es el amor?

Pues me alegro de que me haga esa pregunta...
( Y si, otra vez hablando de lo mismo... Es que el temita es muy recurrente ; )


El amor es una reacción química que se da entre dos personas de distinta carga eléctrica. Y punto. Nada de cursilerías ñoñas ni sentimientos profundos. Lo de las "maripositas" es lo más estúpido que han inventado en la vida.

Cada persona tiene una cantidad de cargas positivas y negativas diferente, que sólo se acopla al 100% con otra persona que tenga la carga complementaria, lo mismo que una llave encaja en una cerradura y puede abrirla. Todas las llaves no abren una cerradura, sólo la suya. Algunas llaves medio abren una cerradura, pero no lo consiguen, porque no es la suya. Unos dientes encajan y otros no.
Por el mundo hay millones de seres humanos dando vueltas, y sólo con algunos de ellos encajas al 100%. Con el resto puedes estar medio bien, pero no bien del todo. Parece ser que algunos hemos elegido el lugar equivocado para nacer, porque nuestros complementarios brillan por su ausencia... Mira que si están en Pekin, o en el sur de Argentina...
La mayoría de las personas, están conviviendo con alguien que no complementa su carga eléctrica, con alguien con quien encajan en parte, pero no al completo. Se conocieron en un momento concreto de sus vidas, se gustaron, se atrajeron o se necesitaban, y aunque sabían que algo fallaba, se conformaron por si no encontraban algo mejor. Y luego cada uno evoluciona en una dirección, normalmente contraria a la de la persona que tienes al lado.
Cosas de la madre naturaleza...

Y se empeñan día a día en que sus cargas "cambien" para que acaben encajando. Cediendo y cediendo. Lo que viene siendo "trabajar el amor y regarlo todos los días" y lo que es peor, "cambiar al otro a nuestro gusto". Porque se ríen juntos, porque se hacen compañía, porque les dan sexo o un sueldo a fin de mes. Porque era el que tocaba, porque se te pasaba el arroz, porque es muy guapo o porque quieres tener hijos. Por todo esto lucha uno por el otro. Pero la carga de cada uno no cambia. Se puede anular para parecerse a lo que el otro espera de uno, pero no cambia. Y en el momento en el que tú tienes que cambiar, o quieres hacer cambiar al otro, eso ya no es amor, es otra cosa.

Cualquiera de esas razones es suficiente para atarse a alguien de por vida. Sin más. Y aunque deje de hacerte reír, se pase el día fuera, ya no haya sexo ni entre en casa su sueldo, haya envejecido fatal, no hayas podido tener hijos, o te de asco hasta de escucharle respirar, te casaste con él, tienes tres hijos y ahora estás atada de por vida, porque "¿Qué dirá la gente?" Y "¿Cómo me voy a poner yo a trabajar ahora?", o "pobrecitos los niños", y "Dios tampoco vería bien que te separaras", así que sigues atada a esa persona con idéntica carga eléctrica a la tuya, que no te complementa en absoluto, con la que jamás vas a ser feliz de verdad.
Erais muy felices antes de decidir ser felices para siempre.
A veces, muy pocas veces, sí que se cruzan en algún lugar del planeta, sí que llegan a coincidir, dos personas cuyas cargas encajan a la perfección. Entonces esas dos personas, independientemente de su físico, su forma de vestir, la música que escuchan, su situación económica, sus manías, sus madres, su estilo o su olor, tienen una conexión psicológica que es como un imán que los une en cuanto pasan uno cerca del otro, fortuitamente, y les hace vivir en un constante orgasmo sensorial. Supongo que será esto a lo que le llaman "flechazo", palabra utilizada demasiado a la ligera.


Eeeeso sí que debe ser flipante. Que desde el primer segundo hasta 40 años después, se te sigan poniendo los pelos de punta cuando te toca. Que todo fluya sin más. Que no haya problemas ni sufrimientos. Que puedas respirar. Que pueda respirar. Que no exista la mentira, porque no sea necesaria. Que no se fuerce nada. Que sea DE VERDAD.

Enhorabuena a los que os sentís identificados con esto.
Eso debe ser el amor. Del de verdad.
Todo lo demás, es otra cosa.

Si tienes que AGUANTAR, no es amor, es dependencia.
Si tienes que SUFRIR, no es amor, es sumisión.
Si tienes que MORDERTE LA LENGUA, no es amor, es miedo a la soledad.
Si tienes que HACER DE TRIPAS CORAZÓN, no es amor, es maltrato consentido.
Si PIENSAS EN OTROS más que en el tuyo, no es amor, es comodidad.
Si NO PUEDES SER TÚ MISMO, no es amor, es una MENTIRA.
Si te cuesta trabajo la convivencia, simplemente no es amor...

No nos engañemos. El "amor" de verdad es algo que en pocas parejas existe. En la mayoría hay de todo menos amor. Sólo tenéis que mirar y escuchar a vuestro alrededor. La cantidad de parejas que siguen juntas "por los niños", "por la hipoteca", "por no quedarse solos", "porque a ese no le doy yo el gusto de quitarme de en medio", por tener sexo una vez al mes (con suerte), porque está mal visto separarse, porque "a ver cómo se lo cuento yo a mi familia"...
Es triste, pero es así. Confundimos "amor" continuamente con cualquier otra cosa.
Si de verdad quieres a alguien, y ese alguien te quiere a ti, no tiene sentido que haya celos, ni desprecios, ni malos modos, ni una voz más alta que otra, ni caras de asco, ni levantamiento de mano, por supuesto.

Una cosa es que haya discusiones típicas del día a día, igual que las tienen los hermanos o los compañeros de trabajo o de piso. Y otra muy distinta, que se esté todo el santo día a voces, recriminando cosas, aguantando situaciones desagradables o dejando pasar faltas de respeto.
Con una pareja se debe de poder ser uno mismo. Si tienes que estar continuamente haciendo un papel, eso no es amor. Si el llegar a casa es una tortura, eso no es amor. Si estás deseando irte a trabajar, no es amor. Si uno da más que el otro, tampoco lo es.

El equilibrio perfecto donde ambos se comportan tal y como son, donde todo fluye, donde hay CONFIANZA ciega, donde los dos aportan todo lo que pueden, donde el verse es una alegría y no un aburrimiento, donde uno ayuda al otro, lo admira y cree en él, donde falta tiempo para compartir... Eso debe ser el verdadero amor. 

Y todo lo demás, es otra cosa. Te pongas como te pongas.
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Si os ha gustado, compartid! Y si no, pues no ;)
Sígueme en FaceBook:

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Más cosas arriba a la derecha ;) ---->