viernes, 30 de septiembre de 2016

Yo no leo...

Esa frase de tres palabras que todos estamos deseando soltar cuando, en una conversación, los demás empiezan a enumerar los miles de libros que se están leyendo a la vez.
Qué intelectuales somos todos oye.
Pues no, yo no leo. Libros no. Me aburren soberanamente, me falta acción, no soporto las descripciones detalladas e interesantísimas sobre "ese frondoso y verde seto donde el frágil pajarillo lanza sus cánticos al albor del amanecer, mientras las crisálidas reflejan los anaranjados rayos de sol en el horizonte estrellado". Me parece un auténtico coñazo, con todos mis respetos al que le guste.

En toda mi vida no he conseguido leerme más de 4 ó 5 libros enteros. Y no me avergüenza reconocerlo. Y desde luego, me he dejado cientos empezados por el camino. De la segunda o tercera página no he podido pasar. Y es que me aburren!!! Qué hago???
¿¿Me obligo a leer mientras pienso en otra cosa, sólo por decir "Yo si leo"??. Pos no.
Ojalá me interesaran los libros, pero no es así, y no me voy a fustigar por ello. Me interesa mucho más la música, por ejemplo.

Pero leer, lo que es leer, si leo. Muchísimo. Me paso la vida leyendo, desde que me levanto hasta que me acuesto, y en sueños también. Y vosotros igual.
No sé dónde está escrito que para poder decir que "lees", tienen que ser libros de esos que se compran y te cuentan batallitas de amor imposible, de guerras pasadas o de política actual. Hay gente a la que le falta leer los códigos de barras, y me parece muy bien, es un hobby como cualquier otro, pero no por "no leer" eres menos respetable o culto que ellos. A otros nos ha dado por investigar músicas desconocidas, por el más allá o por ahondar en el tema de la floricultura.

Y eso de que "hay que leer para no tener faltas de ortografía y saber expresarse", es una chorrada, porque YO NO LEO LIBROS y ni tengo faltas de ortografía, ni creo que tenga dificultad de expresión. Y eso que desde que existe internet, desaprendes más que aprendes, porque se ve cada cosa... El otro día leí algo así como "a avido", en lugar de "ha habido", y quien lo escribía, tiene una carrera universitaria... No digo ná.

Desde que te levantas estás leyendo. El despertador, los botes de gel o champú (más que nada para echarte cada cosa en su sitio), los mensajes de Whatssap, los emails de trabajo, las señales de tráfico, la lista de la compra, las etiquetas de los productos del súper, el ticket de compra, las noticias por internet, la receta del médico y la de las albóndigas, la lista de materiales del cole del nene, las instrucciones de la Thermomix, las cartas del banco, las facturas de la luz (aunque sigas sin enterarte de por qué te roban mes tras mes), la página web de lo que vayas a ver o a comprar, las publicaciones de Facebook, los Blogs...

Nos pasamos la vida leyendo. Y no, no serán Best Sellers de cualquier afamado autor, pero el caso es que leer, leemos todos.
Bueno, todos no. Los analfabetos no saben leer, y los ciegos no ven, por lo que no pueden hacerlo.
Imagina tu vida si no supieses leer. Pero nada de nada.
No sabrías distinguir el bote de champú del de antipiojos del perro. No sabrías si la mantequilla te va a aportar mil calorías o treinta. No podrías leer la carta que te avisa de que te toca pasar la ITV. Ni los folletos de Carrefour para beneficiarte del 3x2, ni las señales que indican por dónde tienes que tirar para llegar a algún sitio. Y lo peor de todo: ¡¡No podrías tener Facebook!!

Qué raro no? Esta gente vive en otra dimensión distinta a la nuestra. Tienen que adivinar las cosas, intuirlas, porque al no saber o no poder leer, todos los carteles, etiquetas, cartas y webs son totalmente inútiles para ellos.
Me diréis que hoy en día ya no hay muchos analfabetos, y tenéis razón. Quitando a l@s nonagenari@s rurales y a l@s gitan@s viej@s, el resto de la población mundial sí que sabe o puede leer. Mejor o peor, pero se defienden.
Pero están los que por una razón u otra, no tienen la capacidad de poder leer, ya sean ciegos, sordos o minusválidos psíquicos.



























No nos damos cuenta de la enorme suerte que tenemos de estar completos. No nos falta ningún miembro útil, podemos hablar, reír, ver, oler, respirar, leer, cantar, sentir, andar, correr, aplaudir, razonar, pensar...

Somos perfectos.
Si, perfectos. Tenemos todo lo necesario (por dentro y por fuera) para poder tener una vida plena, para poder vivir al 100% de nuestras posibilidades, hagamos rafting o no.

Hay mucha gente que no puede hacer cosas que nosotros ni nos damos cuenta de que hacemos. Sólo tenéis que acordaros de la última vez que os rompisteis un dedo, o una pierna, o un brazo (una uña no vale). Qué difícil se hace todo!. Parece mentira que por tener vendado el dedo gordo de la mano derecha, te conviertas automáticamente en un ser inválido, incapaz de abrir una lata de berberechos, cortar pan, abrir la puerta con la llave, cortarte las uñas o encender un mechero. Ahí es cuando te das cuenta de lo necesario que es el dedo gordo. Cuando no lo tienes. Y si es una pierna, ya te quedas absolutamente inservible. Ni ir a hacer pis sin ayuda puedes. Un horror.

Y claro, los que tenemos todas las piezas y órganos del cuerpo en su óptimo estado de funcionamiento, nos tenemos que quejar de lo que no tenemos o nos sobra. Qué inconscientes.
Cuando te dé el volunto de ponerte a dieta, piensa qué pasaría si te faltase una pierna. ¿De verdad te preocuparía tanto lucir tipo? O si no pudieras ver, ¿de verdad le darías tanta importancia a la celulitis?...
Si fuésemos en una silla de ruedas, o tuviésemos una enfermedad chunga, seguro que nos importarían poco las canas o la papada.

Al final, los que lo tenemos todo, somos más infelices que los que tienen algún problema de salud. Porque el ser humano es quejica por naturaleza, y tiene que estar siempre pensando en lo que le falta, en vez de pensar en lo que tiene.

Hay que ir por la calle contentos de tener dos piernas para andar y saltar, dos brazos para coger bolsas o abrazar, dos ojos para ver por dónde vas, una nariz que funciona perfectamente, y unos pulmones que cumplen su función. Lo demás, que seas fe@ o guap@, alt@o baj@, gord@o flac@, no son más que detalles sin importancia, adornos más o menos bonicos que nos han tocao en la tómbola. Así de simple.

En fin, que me he dado cuenta de la suerte que tengo por haber nacido con todo lo que hay que nacer. Quizá con michelines de más, la nariz un poco grande y la lengua pelín hiperactiva, pero ¡más vale que sobre, que no que falte!

Demos gracias al señor, a la naturaleza, a la genética o a lo que cada uno crea conveniente, pero debemos estar contentos simplemente por estar completos.
¡Y queda terminantemente prohibido quejarse por tonterías!

Y no sé cómo he empezado el post hablando de leer, y he acabao así...
Será la edad ;)


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Si le das a "Me gusta" en mi página de Facebook,
no te perderás ningún post! ;) Gracias!

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Más cosas arriba a la derecha ;) ---->

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Gracias... de nada.

Qué palabra tan cara oye. Con lo barata que sale, que es gratis...



A ver, repitan conmigo:
Por favor - Gracias - De nada.

Pocas cosas hay en este mundo tan baratas, que dignifique tanto decirlas y que guste tanto oírlas.
Porque cuando alguien te da las GRACIAS, te está valorando, está diciendo que se siente bien por lo que has hecho por él, que tu ayuda le ha servido, que le has facilitado las cosas y le has hecho la vida un poquito más fácil.

Cuando alguien te da las GRACIAS, algo por dentro se te remueve, y te hace tener más ganas de seguir ayudando o haciendo cosas por esa persona. Te sientes útil, sientes que eres capaz de hacer algo por los demás. En definitiva, los dos os sentís bien.



Ya sea por abrirle la puerta a alguien, o llevarle una bolsa pesada, o recogerle a los niños del cole un día que no llega a tiempo, o hacerle la comida para que pueda descansar después de trabajar, o por hacerle un trabajo gratis, o por escucharle cuando lo necesita, o acompañarle al médico para que no vaya solo, o simplemente porque al ver esa torta de chocolate, se ha acordado de ti y te la ha traído.
No hace falta que te saquen en brazos de un edificio en llamas por una explosión causada por un meteorito para dar las gracias.

Hay muchas maneras de querer a los demás y de demostrárselo, y una de ellas es esta, hacerles la vida más cómoda, y dar las gracias cuando te la hacen a ti.
Estoy segura de que a ninguno de vosotros os importaría estar de paseo hasta las 3 de la tarde, llegar a casa y encontraros la comida hecha y en la mesa, ¿a que no? Pero preferimos no hacerlo, y ser nosotros los que vayamos a la compra, acarreemos las bolsas, pensemos la comida y la cocinemos, para después poner la mesa y que tu familia llegue y se lo encuentre todo hecho.
Y eso por qué? Pues porque los queremos, y nos gusta que estén bien.
Por supuesto, en el caso de familia y amigos íntimos no hay que estar dando las gracias todos los días. Tú lo haces porque quieres, y ellos te dan las gracias comiéndoselo todo y demostrando que les ha gustado lo que les has preparado.


En el caso de los amigos menos íntimos y conocidos, pues es diferente. Si tu ocupas parte de tu tiempo en hacer algo para alguien, aunque lo haces con gusto y con todo el amor de tu alma, esperas que al menos, te den las gracias. No por nada, pero el que no te las den, te hace pensar que esa persona se cree con el derecho de ocupar el tiempo de los demás, y que no era tan necesaria tu ayuda, por lo que posiblemente, la próxima vez optes por pasar más tiempo con tu hijo, o informándote de la excitante vida de Terelu, o rascándote la barriga antes que emplear ese tiempo para alguien que no lo valora.

Yo soy muy consciente de ello. Normalmente jamás pido favores, porque intento apañármelas sin molestar a nadie. Si alguna vez tengo que pedirle algo a alguien, procuro agradecérselo más de lo que la otra persona espera, porque todas las palabras me parecen pocas para demostrar mi agradecimiento a esa persona que, en vez de dedicarse a sus cosas, se ha dedicado a las mías. Eso es generosidad, y con generosidad ha de ser reconocido.


No sé por qué extraña razón hay gente que se cree con el poder y el derecho de pedir y pedir, y cuando le das lo que te pide, con un "ok" se quedan tan a gusto. No perdona. Ok no. Hoy he estado 5 horas de mi tiempo, ocupada en algo para ti, o 5 minutos. Cinco horas o cinco minutos que podía haber estado limpiando mi casa (que falta le hace), o dando un paseo, o durmiendo, o viendo una peli, o dos, o hablando por teléfono con alguna amiga, o mirando el techo, o intentando encontrarle una arruga a Ana Rosa Quintana. Pero no. He estado 5 horas o 5 minutos haciendo algo para ti, para que me sueltes un frío "Ok".

"Ok" le puede decir un jefe maleducado a un empleado. Pero no un amigo que ha pedido un favor a otro. Eso está muy feo. Y se me quitan las ganas de perder más tiempo en alguien así.



Es muy fácil dar las gracias. Decir GRACIAS es algo que te hace sentir bien. Pruébalo! y verás como todo funciona mucho mejor. Verás como el que las recibe te sonríe, y se siente bien. Verás como seguirás teniendo gente que quiera ayudarte, porque simplemente por dar las GRACIAS se sentirán recompensados.
Porque eso de que "se hacen las cosas sin esperar nada a cambio" es cierto, pero un "GRACIAS" no es nada a cambio, es simplemente una regla de educación básica que todos deberíamos tener en cuenta y utilizar más. Y algo que define perfectamente qué clase de persona eres.

Ser desagradecido es ser egoísta, vanidoso, orgulloso y prepotente.
Ser agradecido es ser generoso, humilde, alegre y educado.
Tú eliges.


La cajera del supermercado está haciendo su trabajo, y pasa el día mucho más feliz si todos los clientes le dan las gracias y le dicen "Que tengas un buen día", porque no son robots, son personas, y las palabras agradables y las sonrisas hacen que nos sintamos todos mejor.

El policía está haciendo su trabajo, pero pasaría el día mucho más alegre si todos los ciudadanos con los que hablara le diesen las gracias por su trabajo. Porque no son robots, son personas que están haciendo algo por ti. Igual que los médicos, los conductores de autobús, los barrenderos y todo el que hace un trabajo para que tu vida sea más fácil y bonita.
Y lo mejor de todo: NO CUESTA NADA!

Cuando, por ejemplo, le abro la puerta a alguien y pasa sin siquiera mirarme a la cara, le digo bien alto "DE NADA", para que me mire y se quede con mi cara, porque que la próxima vez le doy con la puerta en las narices.
Da asco ver cómo está la sociedad, nadie hace nada por nadie, nadie agradece nada, y así mal vamos. Probemos todos a ser más agradables y educados con el prójimo, quizá así podamos retrasar el inminente fin del mundo...

Señores, dar las gracias es gratis. Y no darlas, puede salir muy caro.
Ya sea porque te abran la puerta, te cedan el asiento, te echen un piropo, te solucionen un problema o te salven la vida.
Hay que dar las gracias!




Yo personalmente, me quedo con la gente agradecida, a la que tanto les tengo que agradecer.
A los demás, que les den.

Por cierto. Gracias ;)
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Si le das a "Me gusta" en mi página de Facebook,
no te perderás ningún post! ;) Gracias!
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Más cosas arriba a la derecha ;) ---->

sábado, 17 de septiembre de 2016

Grandes Centros del Deporte...

Esto es una pena. Ponen una tienda nueva en la ciudad, y todo el mundo como borregos acuden a comprar en masa. Lo que sea. Lámparas o de escopetas de caza. Hagan falta o no. Por la novedad!!
En Granada no había Decathlón, y hasta que lo pusieron, vivíamos perfectamente. Cuando necesitábamos comprar algo de deporte, íbamos a alguna de las otras mil tiendas que ya había. No sé, que yo sepa hasta el momento nadie había muerto por no poder comprar una caña de pescar o un bañador de competición. O quizá si, pero no dispongo de esos datos ahora mismo.
Ahora hay naves gigantescas, con mil y un pasillos, lleeeeeeeeeenas de artículos de deporte. Desde unos patines para hielo a unas pesas de 100 Kg., pasando por una escopeta de caza o una canoa para ríos de aguas bravas. Muy útil todo. Y muy necesario en el día a día de cualquier persona humana.
Al final, la gente acude en masa y en familia completa (familia Comansi) los viernes y sábados para comprarse unas zapatillas (de running, natural running, fútbol en césped, fútbol sala, travesía, alpinismo, escalada, baloncesto, ciclismo, tenis en tierra, tenis en césped, trecking, crossfit, halterofilia, rugby, padel, ballet, natación (si, para nadar también hay zapatillas), de senderismo, de golf...) Madre mía...





















Mira que son feas!! y carísimas!!! Pero si son huecas!! Ya no puedes comprarte unas zapatillas de esas buenas con la suela maciza en ningún lado!!! Mirad, mirad qué preciosidad y qué ganga...

Y no se te vaya a ocurrir comprarte unas de tenis para jugar al fútbol!!!! O irte de senderismo con unas de pádel!! Ni ir a comprar el pan con unas de alpinismo!!!! Nooo!!!! Cada actividad requiere un calzado distinto, aunque sean todas igual de malas y de feas. Las hay hasta con tacón, para cuando se quiere ir arreglá pero informal.
Cuando éramos pequeños, hace unos 30 años, había un sólo modelo de zapatillas para todo!!! Y sólo dos marcas: Jhayber y Paredes, ahí, producto nacional, con dos cojones.

Duras como piedras y sosas, nada de colorines fluorescentes horrorosos. Íbamos todos iguales al cole, y eso era lo que había.
Además, las usaba el hermano mayor, cuando se le quedaban chicas las usaba el siguiente, y así sucesivamente. Jamás se rompían!! Pasaban de generación en generación.

Las zapatillas de ahora, además de costar un dineral, te duran lo que tardas en tropezar con la esquina de un mueble de Ikea. La puntera se despega y se te queda el calcetín al aire, y la suela se gasta como si te pasaras el día restregando los pies por el asfalto. Una media de 4 pares de zapatillas tienes que comprar al año si piensas utilizarlas. En el armario duran un poco más, pero tampoco te creas que mucho. Hasta han sacado un modelo de zapatillas rotas, directamente, para que ni te las tengas que poner y las puedas tirar al llegar a casa.
Bueno, a lo que iba, que se me va el hilo...
Familias enteras y unidas (normalmente dando voces todos a la vez) acuden a estos mastodónticos centros comerciales del deporte y la vida sana. Todos con sus mallas deportivas y sus zapatillas de colorines, desde el patriarca hasta el churumbel, pero con unas barrigas y unos culos que denotan cierta vida pelín insana y tocinera. Pero eso es lo de menos, lo importante es ir cómodo y a la moda.

Las mujeres se abalanzan sobre unas mallas que son el último grito (ahora entiendo el origen de este dicho). Ohhh!!!! Pero qué preciosidad sin límites!!! Mirad y juzgad por vosotros mismos, que luego me decís que soy una exagerá... Y con esos culos, puff...marcando tanga... En fin, mejor lo dejo aquí, que me vengo arriba y luego no hay quien me baje... Es que lo acabo de vivir y lo tenía que soltar.



















Me gustaría a mi ver a una de esas señoras con tan exquisito modelito coger una raqueta. De tenis, de pádel, de badminton o de matar moscas, me da lo mismo. Pero con algo en la mano que suponga un esfuerzo deportivo, y que justifique el vestir semejante atuendo.

Y los chándales?? Dónde dejamos los chándales?? Qué clase de diseñador pensó que semejantes estampados y colorines podían ser susceptibles de ser comprados??? Y a esos precios!! Pues si oye, si, los compra la gente. Y eso no es lo peor!! Lo peor es que los compran, Y SE LOS PONEN!!! SI!!! NO MIENTO!!!! Para ir al bar, al súper, incluso al campo a comer paella los domingos!! Eso si, marcando tanga o barriga siempre, para que no se pierda el glamour deportivo, que es lo más importante.

¿¿ Y por qué extraña razón que no llego a entender, todos los chándals son tan horrorosos y tienen que llevar algo fosforito?? O la marca ocupando todo el cuerpo??? O las dos cosas juntas como la foto de arriba???
Eso está bonico???
Bueno, eso está bonico si quiero que mi hijo sea etiquetado desde el minuto 1 como uno de los choris del instituto sin ni siquiera meterle fuego a ninguna moto.
A lo mejor soy muy clasista, o pija, o tonta, o prejuiciosa, o las cuatro cosas, pero ¿¿DE VERDAD LE PONDRÍAIS ESO A VUESTROS HIJOS??... Y conste que es lo más normalito que había en los 300 kilómetros de nave deportiva. Ha sido imposible encontrar unos pantalones normales, de tela normal, de color normal, a un precio normal. Este año, mi hijo hace gimnasia con los vaqueros.

Ahora que me doy cuenta, hay incluso un país en el que todo el mundo va en chándal.
O por lo menos los que mandan, creando tendencia.
Lo que no acabo de entender es: ¿Tanta gente hace submarinismo, o va de caza, o se tira por los ríos con canoas, como para que haya un pasillo lleeeeeno de cada cosa? Si al final lo que se vende como rosquillas son las preciosas mallas y los balones de fútbol!. Para eso no hace falta tener tantísimas cosas expuestas pillando polvo, vamos, digo yo...

Y la gracia es que vayas al que vayas de todos lo que hay en tu ciudad, en todos hay exactamente LO MISMO! Las mismas cosas horrendas y malas oliendo a plasticucho chino!! Te tienes que vestir exactamente igual que el más kinki del polígono de la otra punta de la ciudad, porque es lo que hay. Aunque tu vayas a jugar al pádel en un selecto club y él simplemente a hacer una hoguera en la puerta de su casa. O al revés. Vais iguales. Y a eso, se le llama: MODA.

En fin, supongo que esto es lo que tiene la globalización y el progreso, que tienes la facilidad de poder comprar lo que necesites, aunque no lo necesites y ni siquiera te guste.
Eso sí que tiene gracia... Que mi hijo vaya al instituto con el mismo chándal que Fidel Castro, el Marqués de Falcó o el delincuente más peligroso del país, porque es lo que hay.

Pero yo necesito comprar pantalones de chándal normales, sin letreros gigantes ni colores chillones, pero no existen. Pasa igual que con los pantalones vaqueros. Si la moda es pitillo, no existen en todo el territorio español unos que no lo sean. Y si la moda es que sean de campana, tres cuartas de lo mismo. Te vistes a la moda por cojones. Y si se te ocurre no ponerte lo que todo el mundo, ya eres hippie o antisocial.
Vamos, lo mismo que en una dictadura comunista, pero que encima tienes que ir tu a comprarlo y enriqueces a una empresa que explota a los chinos.
Y encima luego, exceptuando a 4 chalaos, el resto del mundo (entre los que me hallo) no hace deporte, aunque se vistan pata hacerlo.
Qué raro es todo...


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Si le das a "Me gusta" en mi página de Facebook,
no te perderás ningún post! ;) Gracias!
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Más cosas arriba a la derecha ;) ---->
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

viernes, 16 de septiembre de 2016

Y llegó el momento...

Puff... son las 7:50 a.m.
A.M. significa Antes de Medio día, o sea, MU TEMPRANO! 
Y no, no me acabo de levantar, no. Ya me he duchado, desayunado un aguachirri de esos que dicen que es mu sano y sirve pa tó, buscado en el altillo camiseta y pantalones largos porque no veas el frío que hace a estas horas del demonio, peleado con mi hijo para que se de prisa, he tenido que PLANCHARLE (yo que sólo tengo una mini plancha de viaje pa los HammaBeads) una camiseta porque decía que estaba mu arrugá!!! (la primera vez en 12 años que algo le parece arrugao!!!), le he acompañado al autobús del instituto vestida de rumana, le he dicho adiós a lo lejos como si fuera un Marine embarcando hacia la guerra, y he subido el cuestarrón de 45º que hay hasta mi casa.
La lengua fuera.
Y es casi de noche!! Verás el mes que viene, cuando sea de noche cerrá y estemos a 0 grados... Qué tortura no??? Quién impondría la moda de madrugar tanto?? Qué prisa hay?? No se pueden empezar las clases y los trabajos a las 10, perfectamente?
Y todas esas gilipolleces de "A quien madruga Dios le ayuda"... ¿¿¿Le ayuda a qué???
Qué raros son los humanos...

No recuerdo cuándo fue la última vez que puse el despertador a las 7 a.m. si no era porque se me podía escapar un avión. Y he puesto tres a falta de uno.
Anoche me acosté a las 11, acostumbrada a acostarme todo el verano a las 2 de la mañana. No podía dormir (normal). Dí 200 vueltas, me tomé tres infusiones para dormir, 2 cápsulas de Pasiflora y a punto estuve de levantarme a comerme unas magdalenas por si era hambre lo que tenía.
Y es que el cuerpo se acostumbra a sus magdalenicas antes de dormir...

Bienvenida a la adolescencia. Pero a la de mi hijo, no a la mía, que tengo ya más 50 que 40. Y eso se nota en muchas más cosas que en las patas de gallo.
Ahora empiezan las dudas existenciales, las frases esas de "es que tu no me entiendes", y "esos pantalones no me gustan". Qué delicia oye. Ahora vamos a saber lo que les hicimos pasar a nuestros padres. El Karma cumple siempre.
Y yo que pensaba que después de las vomitonas de bebé a las 5 de la mañana, los viajes a urgencias, los libros de colorear, los cuadernillos de sumas y restas, y los disfraces absurdos, ya había pasado lo peor de ser madre.

Madre mía... Y esto no ha hecho más que empezar. Por delante me quedan varios años (espero que ninguno más de los necesarios) de madrugones para que mi hijo se prepare para ser un hombre de provecho. Miedo me da. Lo que me espera a mí, y lo que le espera a él.
Los que tenéis perro no tenéis este problema. O si, porque tenéis que sacarlos a pasear pa que hagan pis y caca. La verdad, casi que prefiero un hijo en edad problemática. Por lo menos cuando yo ya no pueda valerme por mí misma, me ayudará, cosa que vuestros perros no podrán hacer por vosotros, y habréis madrugado toda vuestra vida en vano.

Ya está amaneciendo. Qué bonito. No recuerdo ver amanecer desde que era adolescente y me daban las 8 de la mañana en la calle. Claro que ahora es más agradable, ya que estoy con mi café sentada en casa, sin ganas de morirme, y sin tener que pensar en cómo entrar en casa sin que mis padres me pillen, que no veas qué mal rato se pasaba por haber pasado antes un buen rato.

Y ahora qué hago con tanta mañana??? No estoy acostumbrada a tener tantas horas por delante. Y no, no pienso ponerme a limpiar. Mientras el suelo se vea del color que es, no hace falta. Y los cristales, es tontería, porque llega el invierno y es capaz de llover y ensuciármelos.

Cucha qué coño! Estaba buscando una foto de una mujer limpiando con cara de cabreo para ilustrar mi relato, y SALEN TODAS SONRIENDO!!!! POR QUÉ??? Por esto no protestan las feministas? A ver si las niñas van a pensar que limpiar es divertido!!
Qué sensación tan bonita a la par que extraña es la de ver subir a tu retoño a un bus lleno de niños como él y más crecidos para ir a un sitio que no es una excursión a una granja escuela. Es raro. Se me empieza a ir de las manos. Es lo normal. Pero a mi me cuesta, porque sólo tengo uno (más que suficiente), es mu tierno y sigue creyendo en papá Noel y en el ratoncito Pérez, y lo de que crezca tan rápido me da pelín de vértigo a la vez que alivio. Las madres me entenderéis.
Los que tenéis perro no.
Estoy ansiosa porque lleguen las 14:45h. a ver qué cuenta de su primer día. Es emocionante. Yo recuerdo mi época de instituto como la mejor de mi vida. Nuevos amigos, nuevas sensaciones. Claro que antes era diferente, porque nos dejaban salir a la calle y nos pasábamos las mañanas en el bar de al lado. Ahora no los dejan salir. Pero claro, es que antes teníamos 14 años, y ahora tienen 12, y algunos 11. Vaya invento este de que los NIÑOS empiecen a dejar de serlo tan pronto. Ayer en la reunión de bienvenida había niñas de 11 años con pinta de señoras de 40. Y señoras de 40 con pinta de niñas de 15. Es complicado adivinar cuáles se quedan en el instituto y cuáles cogen el coche y se van a Mercadona.

((Y hablando de Mercadona. El otro día mirando el rótulo de McDonalds, ví que había un paralelismo curioso...
Se parecen mucho, y los dos venden mucho. Si pongo una tienda de algo la llamaré "MacSolaQuelaDona", veréis como lo peto.))

En fin, empieza una nueva etapa. Para mi hijo y para mi. Él empieza a vivir de verdad, a enfrentarse a problemas de verdad, a sufrir por amor, le empezará a salir bigote y a cambiarle la voz. Y yo no entiendo por qué las casi ciencuentonas tenemos que volver a pasar por esto de madrugar tanto si bigote ya tenemos. ¿Es un castigo divino por habernos ido al bar en vez de a clase?... 

Que dios me coja confesá, porque como el niño sea la mitad de flamenco que era yo...
No me queda ná!

... Y todavía son las 8:30... Qué día más largo...
El lunes me vuelvo a acostar después de acompañarlo, que ya he desayunado tres veces, y no me va a servir de ná ahorrarme las magdalenas nocturnas.

Me voy a comprar los libros y a forrarlos, que esa es otra tarea...
Aquí tenéis el post del año pasado sobre este temita...
http://masolaquelaluna.blogspot.com.es/2015/09/forrando-libros.html


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Me hace muuuuy feliz que comentes y/o compartas! ;)
Y lo que más me mola es que le des a "Me gusta" en mi página de Facebook
y no te pierdas ningún post! ;) Gracias!
Y si no te ha gustado, pues siento el rato que has perdido.
Mañana te lees el periódico que es mucho más instructivo ;)

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Más cosas arriba a la derecha ;) ---->
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -


sábado, 10 de septiembre de 2016

Me hacen daño...

Si, algunas veces me hacen daño. A mi y a ti, a todos. 
A unos más que a otros, pero a todos nos duelen cosas que nos hace la gente a la que queremos, incluso la que no queremos.
Y no a todos nos duelen las cosas del mismo modo. Una misma cosa, a ti te afecta en un grado diferente al que me afecta a mi. Es curioso.
Y eso, ¿por qué? Porque una traición es una traición, y una putada es una putada para todo el mundo, no?
Creo que cada uno de nosotros tenemos un nivel de protección ante los ataques o adversidades diferente. Eso a lo que llamamos "sensibilidad".

Imaginaos que cada persona tenemos alrededor una burbuja transparente que nos protege de lo que nos hace daño. Unos la tenéis más hinchada, más separada del cuerpo, y otros la tenemos más fina, más pegada. Con esto, cuando alguien te lanza una piedra, a los que tenemos la burbuja menos hinchada, nos da, y los que la tenéis más hinchada, ni os enteráis de que os han tirado una piedra.

Mi nivel de protección es pequeño, está muy pegado al cuerpo, aunque es mucho más ancho que hace unos años. El de mi amiga Ana es más grande, está más separado del cuerpo qué el mío. Pero el de Bea sí que está separado, puff. Entre ella y las cosas que le pueden hacer daño, hay mucho espacio. Bea es como si tuviera una burbuja impenetrable alrededor de su cuerpo.

Cuando a mí me hace daño algo, choca con mi burbuja, que está en la órbita 1 de mi nivel de protección, pero ese mismo hecho, para mi amiga Bea está en la órbita 5. Lo que a mí me mata, a ella apenas le rasguña.
Pero ella no es más fuerte que yo, ni más valiente, ni menos sensible, ni más antipática, ni menos empática.
Simplemente su nivel de protección, es mayor que el mío.
Y también es bastante más lista ;)

El dolor no es el mismo para todos. Una mujer (en general, porque las hay quejicas máximas) puede rasgarse por donde más le duele, superarlo e incluso olvidarlo. Un hombre, por lo general también, con una picadura de mosquito o un simple estornudo, cree firmemente que va a morir entre terribles sufrimientos. Y lo cree de verdad.
No está haciendo el papelón de su vida, no. Para él, estornudar una aislada vez, significa que puede tener una neumonía mortal de necesidad y mejor se queda acostado los próximos 7 días, por lo que pueda pasar...
Entonces, y según esta teoría universal recién sacada de la manga, las mujeres no es que seamos más sensiblonas que los hombres, es que lo que a nosotras nos hace llorar, a vosotros ni os roza. Y lo que a vosotros os hace pensar en una muerte inminente e inevitable, para nosotras es como quitarnos un padrastro.
Sexo débil VS sexo fuerte. A ver cuál es cuál...

Las mujeres tenemos un nivel de protección de entre el 1 y el 5.
Los hombres tenéis un nivel de protección de entre el 5 y el 10.
Esto se resume como que a los tíos os la trae floja casi tó, y a las mujeres no.

O sea, la burbuja protectora de las mujeres es más fina que la de los hombres. Y dentro de las mujeres, también hay diferentes grosores de nivel protector.
Bea tiene el nivel 5, Carmen el 4, Ana el 3, Maite el 2, y yo el 1.
A Bea le da todo igual. Carmen pasa de tol mundo. A Ana ya se la suda tó. Mayte sigue teniendo confianza en la gente, pero menos que yo, que ya no me queda ninguna.
Bea no sufre. Carmen casi tampoco. Ana consiguió sufrir menos. Mayte sufre pero poco.
Y yo, sufro mucho.
Por eso, cosas que a Bea ni la inmutan, a mí pueden dejarme hecha polvo.
Y cosas que a Mayte le molestan, a Ana no.
Un mismo hecho afecta de diferente manera a una u otra persona.

Y va a ser siempre así? Tenemos que ser toda la vida como nacimos? 
Altamente sensibles? O que te importe una mierda tó?

Pues no. Siendo consciente de esto, se puede hinchar el nivel de protección según necesidades y preferencias. La burbuja impenetrable. Cada uno con la suya puede hacer lo que quiera. Te das cuenta de que llevas toda tu vida llevándote palos con amigos, con hermanos, con parejas, y que después te cuesta mucho levantar cabeza...
Y te das cuenta de que llevas toda tu vida sabiendo que algo te podía hacer daño, y no has hinchado a tiempo tu nivel de protección, que es precisamente para eso, para protegerte.
Pues te jodes, porque has dejado que eso que te iba a hacer daño, penetre en tu burbuja protectora. Y como es tan fina, pues la ha atravesado.
Si la hubieras hinchado poco a poco, quizá te hubieras ahorrado muchos sufrimientos por cosas o personas que no merecían ni haberte conocido.
Pero ¿sabes qué?, que precisamente por haber tenido la mala suerte de haberte topado con algún que otro imbécil o imbécila, has conseguido llegar a esta conclusión, por lo que: 

"Imbéciles e imbécilas del mundo, desde aquí os quiero dar las gracias por haberme ayudado a alcanzar el nivel de la felicidad mental, cosa que vosotros ni en tres vidas alcanzaréis, porque sois malos, y pa la boca del malo no está hecha la miel".

Cuando te das cuenta de que TÚ PUEDES hacer que las cosas te duelan menos, estás deseando enfrentarte de nuevo con una de esas situaciones que sabes que pueden hacerte daño, para poner en práctica la teoría, e hinchar la burbuja sólo un poco, a ver qué pasa.
Así, si hincho un poco mi burbuja en cada situación susceptible de ser dañina, en "x" tiempo la tendré a su máxima capacidad, y habré conseguido que pocas cosas me hagan daño.
Mesentiende?

Y todo esto me ha salido viendo un programa de la MTV. Cagaos.
"Cat Fish, mentiras en la red".
Deseando ver Gandia Shore a ver qué coño de teoría filosófica me viene a la cabeza...

Ya sé qué canal veían los filósofos antiguos.
Pero pa mí que estaban tos fumaos.
Tanta túnica y tanta sandalia. Y tanta rama de olivo. Por tos laos.
Ayyyy... Confucio Confucio...

Y ahora ya estoy viendo un programa de Egipto (como antídoto por haber visto la MTV), donde dicen que hay trozos de acero y de cobre dentro de las pirámides. Hasta aquí todo normal.
Lo raruno es que en esa época, aún no se habían descubierto estos materiales... 
Ahí lo dejo.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Me hace muuuuy feliz que comentes y/o compartas! ;)
Y lo que más me mola es que le des a "Me gusta" en mi página de Facebook y no te pierdas ningún post! ;) Gracias!
Y si no te ha gustado, pues siento el rato que has perdido.
Mañana te lees el periódico que es mucho más instructivo ;)


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Más cosas arriba a la derecha ;) ---->
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -